MenúSuperior

Derecho de Autor en Uruguay

¿Qué es el derecho de autor en mi país?

En Uruguay el derecho de autor se encuentra regulado por la Ley sobre Propiedad Literaria y Artística Nº 9.739 de 17 de diciembre de 1937, con las modificaciones introducidas por la Ley de Derechos de Autor y Derechos Conexos Nº 17.616 del 10 de enero de 2003 y el Decreto
Reglamentario 154/004 de 3 de mayo de 2004.
Las normas mencionadas protegen la propiedad literaria, científica y artística del autor
reconociéndole derecho de dominio sobre las producciones de sus pensamiento, ciencia o arte.

¿Qué aspectos de mi obra están protegidos por el derecho de autor?

Protege el derecho moral del autor reconociéndole el derecho exclusivo a explotar por sí mismo su obra o de autorizar dicha explotación a terceros y condicionar esa autorización al pago de una retribución.

¿Qué trámites debo hacer para proteger mi obra?

Ninguno, la obra se protege en nuestra legislación desde el acto de creación y exteriorización de la
misma. El goce y el ejercicio de los derechos de autor no están subordinados a ninguna formalidad
o registro.

¿Cómo se protege mi obra en la web?

Se protege de igual manera, por lo que cualquier acto de reproducción, transformación o puesta a disposición al público constituye un acto ilícito cuando no cuenta con la autorización previa del autor o sus causahabientes. Igualmente se violan los derechos morales si no se respeta la autoría e integridad de la obra. Se recomienda en este caso que el autor o compositor haga una intimación por carta y en caso de no tener respuesta, debe tomar las medidas legales correspondientes.

Un ejemplo, es que AGADU, en estos casos ha solicitado oportunamente a sus asociados que frente a la constatación de una obra de su autoría en el ámbito de internet, dirijan dicha información al sector correspondiente de la Administración, el cual procede a verificar si la página ha obtenido la licencia correspondiente para la puesta a disposición. En caso negativo, y como tarea de rutina, se procede a copiar la página en cuestión o, si corresponde, se realiza la grabación de la misma (mediante un software adquirido a tal fin), debiéndose en algunas circunstancias confeccionar actas notariales a efectos de acreditar tal utilización y obtener mayores elementos probatorios para el caso de iniciar algún tipo de accionamiento judicial.

De igual forma se procede cuando las utilizaciones irregulares son detectadas por los relevamientos periódicos llevados a cabo por la Administración. Posteriormente se intima al infractor a regularizar la situación mediante el pago de la tarifa correspondiente, lo cual sucede en la mayoría de los casos. Por último y de registrarse una negativa al pago antes referido, se inician las acciones judiciales que se estimen pertinentes.

¿Cuánto tiempo queda protegida mi obra, luego de ser inscrita?

La inscripción no tiene que ver con la protección como ya fuera dicho. En nuestro país la inscripción no es un requisito para la protección.

¿Qué es el derecho moral de autor? ¿Está protegido por mi país?

Entre estos derechos se incluye el derecho a decidir sobre la divulgación de la obra, el derecho a reivindicar la paternidad de la obra (hacer que el nombre del autor o su seudónimo y el título de la obra se citen en relación con la utilización de la misma), el derecho a impedir la mención del nombre del autor si el autor de la obra desea permanecer anónimo, el derecho a elegir un seudónimo en relación con la utilización de la obra, el derecho a oponerse a toda modificación no autorizada de la obra, a la mutilación de ésta y a cualquier atentado a ella, el derecho a retirar la obra de la circulación pública cuando concurran graves razones morales, previo abono de compensación por daños ocasionados a toda persona que haya recibido anteriormente una autorización válida para utilizar la obra.

¿Cuáles son las limitaciones y excepciones al derecho de autor?

El autor posee el derecho exclusivo de autorizar o prohibir la reproducción, distribución al público, comunicación pública y transformación de sus obras. El derecho exclusivo del autor no tiene más limitaciones que las que surgen a texto expreso de la ley.

Sólo la ley, puede en determinados casos especiales que no atenten contra la explotación normal de la obra y no causen un perjuicio injustificado a los intereses del autor, establecer limitaciones o excepciones a tales derechos exclusivos.

El artículo 45 de nuestra ley establece que no es reproducción ilícita:

1. La publicación o difusión por radio o prensa, de obras destinadas a la enseñanza de extractos, fragmentos de poesías y artículos sueltos, siempre que se indique el nombre del autor, salvo lo dispuesto en el artículo 22.

2. La publicación o transmisión por radio o en la prensa, de las lecciones orales de los profesores, de los discursos, informes o exposiciones pronunciadas en las asambleas deliberantes, en los Tribunales de Justicia o en las reuniones públicas;

3. Noticias, reportajes, informaciones periodísticas o grabados de interés general, siempre que se mantenga su versión exacta y se exprese el origen de ellos;

4.Las transcripciones hechas con propósito de comentarios, críticas o polémicas;

5. La reproducción fiel de las leyes, Códigos, actas oficiales y documentos públicos de cualquier género;

6. La reproducción de las obras teatrales enajenadas, cuando hayan transcurrido dos años sin llevarse a cabo la representación por el cesionario;

7. La impresión o reproducción, por orden del autor o sus causahabientes, de las obras literarias enajenadas, siempre que haya transcurrido un año de la intimación de que habla el artículo 32;

8.La reproducción fotográfica de cuadros, monumentos, o figuras alegóricas expuestas en los museos, parques o paseos públicos, siempre que las obras de que se trata se consideren salidas de dominio privado;

9.La publicación cuando se trate de obras teatrales o musicales, por parte del director del teatro o empresario, siempre que esa reproducción haya sido hecha con autorización del autor;

10. Las transmisiones de sonidos o figuras por estaciones radiodifusoras del Estado, por cualquier otro procedimiento, cuando esas estaciones no tengan ninguna finalidad comercial y estén destinadas exclusivamente a fines culturales;

11. La ejecución, por bandas u orquestas del Estado, de pequeños trozos musicales o de partes de obras en música, en programas públicos, siempre que se lleve a cabo sin fin de lucro.

Para mayor información o consultas específicas, puedes enviar un mail agadu@agadu.org