MenúSuperior

Rock entre ríos: un espacio para creadores al sur de Chile

Con ocho ediciones, el festival Marearock se ha convertido en una importante vitrina para músicos y creadores de la zona sur del país, y también en un punto de encuentro regional, nacional e internacional

.

Valdivia es una de las primeras ciudades que se fundaron en Chile: bautizada así por el conquistador español Pedro de Valdivia, en 1552, es una de las urbes más emblemáticas del sur del país, emplazada en la confluencia de cuatro ríos. Una ciudad fluvial, que en 1960 fue azotada por el terremoto de más poderoso del que se tenga registro, y que también es sede de un importante encuentro musical de la zona: Marearock.

El festival, que cuenta con ocho ediciones y una novena que se realizará a fines de 2019, es un espacio en el que creadores de música rock del sur de Chile, de otros puntos del país y también del extranjero, pueden mostrar su trabajo.

Rudy Matus, músico, baterista y gestor artístico, es su director y su principal impulsor, desde su primera edición. “Desde muy enano he estado rodeado de música en vivo, mi padre tenía un restaurant tradicional en Valdivia, ‘El Roma’, el que estaba frecuentado por músicos. Además él producía casamientos, de modo que yo siempre veía las bandas tocando cumbias y música bailable”, recuerda en entrevista con Alcam.

Según explica, la idea de Marearock nació en 2002, cuando presidía la Asociación de Músicos Rock de Valdivia. En ese año la ciudad cumplía 450 años de historia, y para festejar el aniversario, tras conseguir permisos municipales, se dio vida la que sería la primera versión del encuentro.

“El sentido original era el de poder dar a conocer la actividad musical local, con el sello de lo que se presentaba en vivo, eran creaciones locales, nada de covers, como era bastante habitual en esa época”, cuenta.

El festival se realizó durante tres años consecutivos, y luego se retomó ocho años después, en 2012, tras lograr una alianza con un programa de fomento y desarrollo del Ministerio de Cultura de Chile, llamado Escuela de Rock. Además, Marearock pasó a integrar la Red de Festivales Nacionales del país. Esto permite la presencia de otros conjuntos de diferentes sectores del país, y a su vez garantiza que artistas de Valdivia o sus alrededores puedan hacer lo propio en otros eventos del territorio chileno.

Marearock cuenta con financiamiento público, y la “mecánica que significa trabajar con dineros del Estado” supone una dificultad, dice Matus. “Se debe hacer todo con convenios Marco de producción, lo que trae como consecuencia que se encarece todo, a eso hay que agregarle el fee (cuota) de la ‘productora’ que obtiene la licitación”, explica.

-El año pasado el festival contó con la presencia de bandas de Uruguay. ¿Cómo se gestó este vínculo? ¿Cuáles son los lazos que ha formado el festival con otras organizaciones a nivel regional, nacional o internacional?

-El año 2015 fue que creamos esta alianza de intercambio y colaboración con AGREMYARTE, Sindicato de Músicos y Anexos de Uruguay. Fue así como desde ese año, bandas valdivianas como Newton Jones, Fuma & Baila, Javier Aravena, Bock, Unión, han estado en Uruguay en varios festivales y otras instancias como: Festival Bandaz en Red, Fiesta del Río y la Convivencia, Campamentos Musicales. De modo que el 2017 tuvimos en Marearock la presencia de la banda Radical, desde Montevideo, el año 2018 fue el turno de Bestia Zen.

A nivel nacional, el hecho de ser parte de esta Red Nacional de Festivales Escuelas de Rock, ha permitido que hemos podido hacer intercambios con ciudades como Arica, Iquique, Concepción, Punta Arenas.

-¿Crees que en Chile existen suficientes espacios para que los artistas emergentes puedan mostrar su trabajo?


-Siempre los espacios van a ser insuficientes, pero lo que es por lejos más insuficiente, es la falta de gente preparada para que esto ocurra, desde los mismos músicos o artistas emergentes, pasando por productores que les interesa sólo el negocio y no el contenido, llegando hasta las personas o “autoridades” en la toma de decisiones en los planes de fomento y desarrollo de la actividad artística nacional. Falta desarrollo mediático de lo que conlleva realizar estos festivales o cualquier encuentro de intercambio, cuantificar y sistematizar información referente a pagos de honorarios, usos de infraestructura, economía vinculada a la actividad en forma indirecta. Darle el carácter de que detrás de esta actividad artística existe un componente económico potente, que pasa desapercibido. Alojamientos, servicios de alimentación, transporte, fomento turismo, entre muchos otros.

¿Cuáles son los desafíos que se plantea Marea Rock a futuro? ¿Existen planes de realizar una versión 2019 del evento?

La versión 2019 está encaminada para que ocurra a fines de noviembre 2019, en el marco de Fluvial 2019. La idea es potenciar la presencia de programadores extranjeros y que Marearock pueda servir de vitrina para las bandas que se presentan. A futuro la idea es poder ir consolidando alianzas de circulación nacional e internacional.

No comments yet.

Agregar un comentario